lunes, 14 de diciembre de 2020

Cuando entiendí lo que debía hacer.



Un día desperté pensando en todo lo que había por hacer, pero, en ese mismo momento llegó un flash a mis pensamientos queriendo ordenar ideas que tenía preconcebidas, era como hace un cambio general en todo lo que hasta ahora venía haciendo, fue en ese momento que empecé a pensar, sentir y actuar en consonancia con lo que me genera paz, alegría, bienestar.


Es reconfortante, agradable, sentir que en los días que te dedicas a ti con toda tranquilidad, nutres y enriqueces tu ser. Esto se debe hacer más a menudo, y lo vamos postergando hasta que no queda otra opción que dedicarte a darte todo lo que estás dando a los demás.
Ese relax que todos necesitamos para entrar en conexión nuevamente con el ser que estamos dejando de lado y es el más importante, el ¡YO SOY! Entiendo que no somos seres individuales sino qué nos complementamos unos con los otros.
Sencillamente, al abrir los ojos y darme cuenta que lo primero era agradecer porque aunque todo crujía en mi cuerpo, tengo alegría y ganas de vivir cada día, que detrás de todas las preocupaciones, dolores, malestares, rabietas, lo que había era un llamado de atención para saber que existo, que sea consciente de que mis alegrías, emociones, pesares, tristezas y dolores son cíclicos, por lo tanto no quedarme en eso, sino a cada día verle todo lo que trae como crecimiento. 
Es de agradecer que he pasado por muchas situaciones que hoy en día me enseñaron a ver la vida de otra manera; con humildad, buen humor, mucha paciencia y en agradecimiento constante que nada es casualidad, sino causal y que eran parte del camino de vida que debía recorrer. 

Abrazos energéticos de LUZ y AMOR

viernes, 11 de diciembre de 2020

TODO ES COMO CADA UNO LO VE.



Cuando nos planteamos una mejor calidad de vida, lo primero que debemos sentir, pensar y gestionar es todo lo que deseamos hacer cambios afortunados, oportunos sin huir de las responsabilidades tomándonos el tiempo que necesitamos y deseamos para lograr lo que nos hemos planteado, sin justificarnos a cada momento por lo que no sale bien.
Que las situaciones del medio ambiente no nos afecte para seguir con lo que tenemos planteado, podemos pasar un mal día, pero eso no quiere decir que no pueda dedicarme con muchas ganas a todo lo que tengo planificado.
Si permites que esas cotorras que de pensamientos negativos te quiten la energía. no caigamos en la rutina, monotonía, renovemos la energías en cada momento.
Todo depende de mi, no dejemos de lado lo que tiene la mayor importancia de vida, Agradezcamos por todo lo que hacemos, las oportunidades que se nos están presentando, aunque tenga que dejar un espacio para dedicarme de lleno a todo lo que es importante de la vida.


Tal vez lo que deseaba era tener un encuentro conmigo misma para levantarme de esa apatía, tristeza que estaba borrando mi sonrisa. Estos días han sido de mucho reflexionar, ahondar dentro de mi para coger aire y levantarme como el ave fénix. Al darnos cuenta el potencial que llevamos dentro, lo que necesitamos es un impulso para desplegar alas y volar. Se que no es fácil remar contra corriente, pero qué bien se siente después que te libras de esas tormentas y empiezas a llevar el timón de la vida en el camino que siempre has deseado, es como ver una luz después de tanta oscuridad.
Así que al levantarnos cada mañana y poder abrir los ojos, es momento de empezar a dar gracias hasta por el aire que respiramos, porque cuando sentimos que nos falta es que valoramos todo en esta vida.
Los cambios siempre vienen bien para que seamos conscientes que todo se puede lograr, solo poner las ganas de salir adelante y lo que no nos guste ir dejándolo de lado, y seguir, en la siguiente parada todo será diferente,  irá mejor o si seguimos luchando, será excelente.

Abrazos energéticos de luz y amor.


miércoles, 25 de noviembre de 2020

Siendo honestos.




La honestidad en los tiempos que corren.
Si pensáramos con el corazón y no con la razón, nuestra vida sería totalmente diferente, habría una emoción en toda acción diaria. Empezaría el día dando gracias por todo y desde allí saldría a realizar las labores cotidiana.
Hablar con claridad, honestidad y sentido común es una gran virtud, aunque no se entienda de esta manera. Sabemos que se puede decir lo que se desea a sabiendas de que no hay palabra mal dicha, sino mal interpretada. 
Cuando decimos lo que pensamos sin pasarlo por el tamiz de la responsabilidad se puede incurrir en el hecho de herir sentimientos ajenos, no todos estamos exentos de sufrir por palabras hirientes que sea dicho sacadas del contexto.
¿Vivimos nuestra vida o la de otros? sanando mi vida puedo vivir lo que deseo, no lo que la gente quiere, aunque todos en algún momento ejercen influencias en nuestras actitudes y decisiones.


Cuando lo que estoy viviendo no es lo que deseo, en primer lugar debemos hacer los cambios pertinentes y en base a ello empezar a enfocarme con la mayor claridad y certeza posible.
Escuchando la voz interior sin hacer juicios o conjeturas, encaminarme con mucha fortaleza hacia lo que te apasiona y motiva eso genera mucha satisfacción, así que dale riendas suelta a la imaginación y disfruta de los procesos que estás viviendo.



miércoles, 18 de noviembre de 2020

Complementarnos desde la empatía.



Escuchando una canción llegó una frase que me hizo tilín y a reflexionar se ha dicho... fue como un flash para entender como están los sentimientos de las personas en estos momentos. Nos hemos acostumbrado a decir que no es bueno tener apegos y se ha tomado de una manera literal y así como entramos  en un momento determinado en un estilo de vida involucrando a otras personas, resulta que ahora todo eso es desechable. Parece que no se puede mantener un compromiso de continuidad con las personas, es como si todo fuese tan superficial y nadie tiende a involucrarse, esto suele suceder con los amigos, parejas, relaciones laborales, en fin con todo lo que sea asumir responsabilidad. Para algunas personas parece que estoy dormida en otra época, con otros principios y valores totalmente diferentes a los que vivimos en esta era.


Tal vez es que me cuesta entender que los seres humanos de hoy en día no sintamos empatía por otros, el agradecimiento, la ayuda mutua con los demás, es como si viviésemos aislados y sin contar lo que nos cuesta hacer amigos leales y honestos, compartir tertulias y café con personas que tienen temas de conversación interesantes y agradables al oído, eso que yo llamo "mantenerme absorta" con solo escuchar todo lo que dice, esas conversaciones interesantes y que dejan un crecimiento personal, donde las horas no existen , se detiene el tiempo, que luego cuando éstas personas se despiden dejan un sabor de boca tan agradable que dan ganas de decirles...mañana a la misma hora y con un rico café para saborear lo que es el verdadero compartir.
Gracias a las personas que están despertado conciencia, los que aún seguimos dormidos tomamos la vida desde otra perspectiva.

Abrazos energéticos de LUZ y AMOR. 

 

sábado, 14 de noviembre de 2020

CONDICIONES DE TU VIDA





Hay una ley mítica maravillosa de la naturaleza por la cual, las tres cosas que anhelamos más en la vida -felicidad, libertad y paz- son siempre conseguidas al darlas a alguien más. Todo lo que damos en agradecimiento viene multiplicado. 
Hay una gran satisfacción al dar, esa cara que refleja agradecimiento de aquellos que lo reciben.
La entrega incondicional para ayudar a las personas que se acercan a nosotros hace que cada vez más querramos hacer las todo mucho mejor, como decía la madre Teresa de Calcuta: "Qué nadie se acerque jamás a ti sin que al irse se sienta un poco mejor y más feliz"
En la vida se van presentando estas situaciones para que vayamos aprendiendo que lo que sucede es para crecer y evolucionar. 
Los cambios se suceden cuando así lo decidimos. No es nada fácil en vista que eso conlleva un movimiento total de energías y por ende una actitud de optimismo para luchar por alcanzar lo que anhelamos.
  


Sabemos que no es para complacer a otros sino para estar satisfechos, porque en cada paso de avance que damos tener la certeza que hemos sido nosotros desde un despertar interno que nos movilizamos, tal vez impulsados a montarnos en el trampolín de la vida por circunstancias adversas que nos llevaron a tomar esas decisiones, Tomando en cuenta que mientras estamos en la zona de confort, conocemos todo lo que nos rodea y si algo se nos escapa, miramos todo y se puede discernir lo que sucede. 
La intuición nos guía si escuchamos esa voz interior que nos avisa por donde debemos caminar, utilizando el sentido común.
Teniendo claro que si desarrollamos la intuición, prestando oídos a los que sucede en nuestra vida y con mucha claridad, los condicionamientos que antes teníamos, serán el punto de partida para arrancar en una nueva etapa de la vida. 

Abrazos energéticos de LUZ y AMOR.